Ángel Martínez Fuertes

 

Nació en Villadangos del Páramo (León) el 30 de noviembre de 1932 y murió el 1 de marzo de 1992.

Siendo muy joven ingresó en la orden Agustiniana en el Monasterio de Santa María de la Vid y el 15 de junio de 1957 fue ordenado sacerdote. Este mismo año es enviado a la Universidad Pontificia de Salamanca donde se licenciaría en Filosofía y Letras, sección Clásicas.

Su primer contacto con la docencia tuvo lugar en el Colegio-Seminario de Palencia desde donde, tras una breve estancia, es enviado al colegio Nuestra Señora del Buen Consejo de Madrid del que llegó a ser director. Entre 1969 y 1973 desempeñó el cargo de consejero provincial de Educación.

Ostentó también la responsabilidad de ser delegado provincial de la Federación de Religiosos de la Enseñanza de Madrid, presidente de la Unión de Empresarios del Sindicato Nacional de la Enseñanza y vicepresidente del Comité Técnico Nacional del Deporte Escolar.

Fue senador electo por la provincia de León en la primera legislatura democrática y anteriormente había sido procurador en Cortes.

Su labor en el Senado fue decisiva para la redacción del artículo 27 de la Constitución Española en el que se recogía el derecho a la educación, una enseñanza básica obligatoria y gratuita, el derecho de los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones, la libertad de las personas físicas y jurídicas a crear centros docentes o la programación general de la enseñanza con participación efectiva de los sectores afectados.

Entre otros galardones le fueron concedidos: Medalla de Plata de la Juventud, Gran Cruz Oficial de la Orden del Mérito Civil, Medalla de Plata al Mérito sindical y la Gran Cruz de la Orden de Alfonso X El Sabio.

Como leonés, como senador, como religioso agustino, como hombre, dedicó toda su vida a defender la libertad de enseñanza y su pasión por la educación le llevó a fundar en 1977 la Confederación Española de Centros de Enseñanza (CECE) que presidió hasta su muerte. A lo largo de más de veinte años fue líder indiscutible de la enseñanza privada en España y su único objetivo fue engrandecer el sistema educativo español y la defensa de la iniciativa privada.